(IM)POSIBLES

(IM)POSIBLES

Cuando era pequeña escuchaba siempre Maldita Nerea. Me sabía todas sus canciones y cantaba todas las letras con los ojos cerrados y el corazón abierto. Tiene frases preciosas, pero si tuviese que elegir una, me quedo con “los imposibles también existen”. 

Sí. Los imposibles existen, aunque eso no significa que sean inalcanzables. Solo es un pequeño matiz: para conseguirlos necesitas un poco más de tiempo, un poco más de ganas, un poco más de esfuerzo. Y creer. Sobre todo esto último.

Porque si crees en ti, podrás eliminar ese prefijo de negación que te atormenta y no te deja dormir por las noches. Si crees en ti, podrás vencer a ese miedo que te atrapa y te hace pensar que eres incapaz de vencerlo.

Mira hacia atrás: ¿cuántos imposibles has conseguido ya? Empiezo yo:  

  • Aprobar el Cambridge Advanced.
  • Aguantar un minuto en plancha.
  • Perder el miedo a bailar y cantar en público.
  • Enseñar al mundo lo que escribo.
  • Reír a carcajadas.
  • Quererme mucho y bien.
  • Sacarme el carnet de conducir (y aprender a conducir después)
  • Correr 10 km sin parar.
  • Conseguir el trabajo de mis sueños.

Ahora, mira hacia delante y verás todos los imposibles que quedan por cumplir. ¿Empezamos?

“Hoy los imposibles vienen a decirte que nunca es tarde para conseguirlos”.

Deja una respuesta